Auriculoterapia



Es LA ESTIMULACIÓN DE CIERTOS PUNTOS ESPECÍFICOS DE LA OREJA PARA LOGRAR UNA RESPUESTA DE LOS ÓRGANOS REFLEJOS.

EL PABELLÓN DE LA OREJA
Dicen que las mujeres del antiguo Egipto utilizaban una especie de acupuntura en ciertos puntos del pabellón de la oreja para controlar la natalidad. También Hipócrates, en el siglo V a.C, dejó algunos escritos sobre sus efectos contra la impotencia. La auriculoterapia siguió su propia evolución a través de los siglos, hasta que —ya en el siglo XX— el médico francés Paul Noguier desarrolló la primera cartografía de zonas y puntos de la oreja y le dio impulso como disciplina médica alternativa. La filosofía de base es que la oreja -como otras partes del cuerpo- es una especie de mapa del organismo, con puntos específicos que reflejan cada uno de los órganos.
Al colocar una aguja (u otro objeto) en alguno de esos puntos del pabellón auricular, se provoca un estímulo que viaja por vía refleja hasta el cerebro, que luego da la orden para provocar un cambio en el órgano o zona refleja. Algunas líneas de auriculoterapia actúan sólo sobre los síntomas, mientras que otras buscan estudiar las causas y trabajar básicamente en la prevención. Los dolores comunes pueden aliviarse con una sola sesión y los crónicos pueden requerir varias.
Muchas veces se utiliza la auriculoterapia como complemento de la acupuntura (ver Acupuntura), aunque en realidad es una disciplina independiente. También es habitual que los médicos la empleen para aquellos casos en los que la acupuntura no logra producir los resultados esperados.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
El primer paso del método es el examen clínico de la oreja y la palpación de las zonas dolorosas, que reflejan los problemas en las zonas correspondientes del organismo. Para eso se utiliza un aparato detector a presión (el mismo que se usa en acupuntura) que, al registrar las diferencias de resistencia de la piel en ciertos lugares, permite encontrar los puntos exactos. Una vez ubicados los puntos, el terapeuta establece un diagnóstico y un tratamiento. La auriculoterapia es utilizada, sobre todo, para aliviar dolores provocados por distintas afecciones, ya que no siempre resulta efectiva para resolver las causas. Sin embargo, algunos estudios han observado resultados en tratamientos contra los dolores de cabeza y musculares, sinusitis y resfríos, constipación, colon irritable y trastornos menstruales y de la menopausia, entre otros.

CÓMO ES UNA SESIÓN
La estimulación se puede realizar con distintos elementos:
* Agujas. Es la técnica más habitual. Son agujas de plata, oro o acero que se insertan en la oreja. Por lo común se dejan colocadas durante 20 ó 30 minutos, pero también hay agujas semipermanentes que se dejan colocadas incluso durante días.
* Imanes. Se sujetan al punto con un trozo de tela adhesiva. Tienen la ventaja de que pueden ser colocados de forma permanente.
* Corrientes eléctricas. Se conecta un aparato de electroestimulación al extremo de la aguja y se le da una determinada corriente eléctrica.
* Masajes. De acción más limitada, la ventaja es que puede realizarlos el propio paciente.
* Láser, moxa y microesferas. Son otras variantes de estimulación, aunque no tan recomendables como las anteriores.

LAS DIFERENTES ESCUELAS
* Oriental china. Es la escuela de auriculoterapia más importante del mundo. No sólo se practica en China sino también -aunque con algunas diferencias— en Japón y Corea. Esta técnica utiliza casi todos los medios de estimulación (agujas, imanes, corrientes eléctricas, masajes, moxa, etcétera).
* Francesa. Es la escuela de Paul Noguier, que se orienta a los síntomas del paciente y utiliza básicamente agujas, electroestimulación y moxas.
* Italiana. Encabezada por el doctor Franco Caspani, utiliza sobre todo el método del masaje.